CINESUB

Mi historia con el celuloide empieza cuando a los 17 años y con los ahorros conseguidos trabajando un poco, a la vez que estudiaba, me compré un tomavistas de fabricación nacional marca Naida de cuerda, en doble 8 y un proyector de cine para ese formato marca Marin. Con el realizé mi primer corto titulado "Visita al zoo" con mi hermano JMª como protagonista.

 

Más adelante me compré una Yashica electrica todavia en doble ocho, con lo que seguí con mis documentales de "animalitos". Ya me sumergía pero en apnea, y se me ocurrió fabricarme una caja estanca con una fiambrera, a la que puse el rimbombante nombre de Eyes of the Sea, ni que decir tiene que fue un fracaso. Menos mal que se me ocurrió probarla en la bañera de casa antes que con la cámara en el mar. Desde entonces mi principal banco de prueba, es la bañera.

Después del cursillo de submarinismo, y en mi primera inmersión en solitario en Blanes, ya me había hecho con una Silma 8mm en caja estanca Nautilus con la que conseguí unos esplendidos planos de doradas girando a mi alrededor.
Tambien me hice con una Bauer con caja estanca original que se me inundó en Tossa de Mar, por no haberla cerrado bien.

Con el paso de los años conseguí, la que fue famosa Eumig Náutica estanca de por sí, con la que realizé mis mejores peliculas en pequeño formato.

El salto al cine profesional, lo hice con una Bolex de 16 mm de cuerda , a la que fabrique junto con un tornero y un amigo, una caja estanca. Con ella rodamos
En Cuba "Los Jardines de la Reina".

Con una Canon Scoopic electrica y caja tambien autoconstruida, deje de tener que dar cuerda bajo el agua y podía conseguir secuencias de más de 25 segundos.

Al poco tiempo y por uno de esos hazares del destino, conseguí una Spirofilm-Cousteau, inundada, que tardé un año en que el genial mecánico Esteban, de la plaza Real, me la arreglara.
Con bobinas de 60 mts. Que te daban ya, casi seis minutos de imágenes era la maravilla. Con ella he realizado las mas completas filmaciones en los mejores mares del mundo.

Tambien con una Arriflex de 35 mm. Con caja estanca, he realizado algunos trabajos profesionales.

Por el camino dejé una Beaulieu News de hombro y una Bolex Electric de las que no conseguí caja estanca, utilizandolas solo en tierra, mientras que mi trabajo submarino lo realizaba con la Spirofilm.

La Spirofilm es sin duda la mejor cámara submarina del mundo, utilizada por los mejores profesionales, desde Cousteau y su equipo a , Al Gidgins o Ramón Bravo.